Del territorio de la lengua poética

Julie Hermoso

http://www.saatchi-gallery.co.uk/yourgallery/artist_profile/Julie+Hermoso/94645.html

http://barcelonaarteportodaspartes2009.blogspot.com/

7 comentarios:

alfaro dijo...

Muy bueno, muy logrado este re, re, ... y cansado... con el pasar y repasar de la gente sin parar.

Bel M. dijo...

Estoy de acuerdo con Alfaro, muy bueno el poema y muy bien ilustrado con esas imágenes de nuestra ¿Gran Vía?
(lo único que me chirría un poco es la múscia de Chopin de fondo)

Gracias por traerlo.

Abrazos.

P.S. No he podido hablar con nadie, así que no sé, pero espero que la presentación en el Laberinto fuera muy bien.

CdP dijo...

Así es Alfaro, esa sonoridad, esa constancia repetida... un repiqueteo agradable.

La voz de quien lo recita me es "familiar" no sé de quien es, pero me parece haberla oído... tendré que averiguarlo.

Un abrazo,
Montse.

CdP dijo...

Se diluye la música en el vídeo, me "resuena" más el recitado, las palabras y la voz de quien recita.

Sobre la presentación de CdP, fue una tarde cálida y entrañable; me hicieron sentir muy cómoda -como siempre me han hecho sentir en este grupo-; ahora espero las fotos de Felipe Sérvulo para poder hacer un pequeño resumen.

Abrazos,
Montse.

P.S. Sí, yo también diría es la Gran Via de les Corts Catalanes (Barcelona)

Bel M. dijo...

Me alegro de que fuera un acto tan cálido y siento habérmelo perdido.

Un abrazo.

(en cuento a la música, para mí no se diluye, de ser así no la hubiera reconocido).

Eterna aprendiz dijo...

Me gusta mucho el título de esta entrada, y el video es muy curioso, ese dinamismo que se une en las imágenes, las palabras...un vaiven lleno de vivencias, de vida.
Besitos guapa

CdP dijo...

Amparo, he puesto las direcciones de la autora del video. Así se puede ir a su espacio y conocer algo más de esta artista.

Aps! los perritos, ya voy dando la voz. Sabes que aquí hay un hotel de montaña, en la población de Sant Bernat (Montseny), donde siempre han habido San Bernardos?

¡Allí estos cachorros estarían superbien! Pero te veo tan cariñosa (¡y guapísima!) con ellos que no sé, no sé... si realmente los entregrarías.

Un gran abrazo,
Montse.